El maravilloso mundo del Market

HomeUn blog con rolloModaEl maravilloso mundo del Market

El maravilloso mundo del Market

Hola, hola.

Después de mi experiencia en dos markets creo que ya puedo dejar por escrito lo que es participar en uno y cómo se siente una neófita en estas lides.

Pues resulta que desde que estás en Instagram y demás redes molonas te das cuenta de que eso de ir a un market es lo más guay del momento ( cool para los modernos) y entonces piensas, ¿hay alguien más guay que yo y cosas taaaaan bonitas como las que hay en mi tienda? Obviamente, no. Entonces decides ir con todas tus ideas chulas, tus cosas bonitas y tus cactus de cabecera al primer market.

Mi orientación espacial es entre cero y ninguna por lo tanto cuando me dijeron las medidas del espacio que me correspondía pensé que era suficientemente grande para poner una representación ( bastante amplia, por cierto) de todo lo que había en White&Wood. Allí me fui con el coche cargado de cosas y de sueño, sí de sueño porque tuve que pegarme un madrugón.

Entonces vi dónde tenía que colocar todo y la mitad de cosas se quedaron en el coche. Lo pones todo tan bonito, que luzca, que resulte atractivo y entonces caes en la cuenta de lo siguiente: cuanto más bonito menos cosas caben, por lo tanto, menos oportunidad de vender algo, pero da igual, porque la estética es importante y hay algo más bonito que lo que hay en la tienda????? empiezo a tener dudas ya. Sin embargo ahí estoy yo, con mi mejor sonrisa, mi datáfono cargado y deseando tener contacto con las clientes, tanto tiempo sin tenerlo. A pesar del comienzo raro, estuvo bien , bastante bien 🙂

De este primer market aprendí muchas cosas, sobretodo a medir un espacio y , como la que viaja mucho y siempre lleva la maleta justa, supe que en el próximo market no llevaría “porsiacasos”.

Y entonces se presentó la oportunidad tardía de participar en otro, éste en pleno mes de julio en un chiringuito playero ( beach club para los modernos) ideal, mónísimo y que era éxito garantizado. Y el hecho de que la oportunidad fuera tardía tuvo una serie de consecuencias, espaciales, principalmente. La organizadora me dejó muy clarito que sólo podía llevar la ropa en los burros ya que me habían hecho un hueco in extremis y que nada de florituras,que no cabía nada.  Así que yo, que soy muy obediente y además estaba agradecida…decidí irme para allá SIN LOS CACTUS.

Este segundo market no ha ido mal tampoco y he aprendido que la gente en bikini sólo compra cosas para ir en bikini. No piensan que luego por la noche igual hace fresquito o que cuando vuelvan a sus ciudades de origen cabe la posibilidad de que tengan que vestirse para ir a trabajar.  Al revés, sólo tienen radar para vestidos y atuendos piscineros, de patrones imposibles y de calidad y origen más que dudosa. OJO, que a mi me pasaría lo mismo, eh? el entorno invita a ello, evidentemente.

Otra cosa que he aprendido es que soy perfectamente consciente de cómo se siente un tomate en un invernadero y que debería haber preguntado antes, porque la gente que había participado otros años iba preparada con bañador y acompañante y, entre cerveza y mojito, se turnaban para darse un baño. Sinceramente, nunca había pasado tanto calor en mi vida, debo ser de la generación del A/A y no llevo bien los sudores. El hecho de quemarme debajo de una sombrilla y beber litros y litros de agua sólo por tener sed no es lo mío.

Cierto es que la gente que participa es gente molona, con ilusión, con ganas, súper trabajadora y con un gran sentido del compañerismo. Es bien sabido por los veteranos que en el market se magnifican los sentimientos y que lo que pasa en el market se queda en el market.

Pero principal lección de todas es : lo mejor del market es ORGANIZARLO. Esto os lo explico otro día.

Sara

Compártelo con tus amigos
Mimoki
Charuka
Mala baba
Magnolia
White & Wood
White&Wood es un rincón en el que la calidez y la naturalidad se mezclan con los tejidos de mayor calidad. Ven, descúbrelo y déjate llevar.

FacebookInstagramPinterestTwitter